¿Qué es un falso autónomo?

Cómo abogados laboralistas, una de las consultas más frecuentes por parte de nuestros clientes es en relación a los autónomos y en concreto, en si realmente lo son o bien, son falsos autónomos.

En el año 2023 se regularizó por parte de inspección de trabajo hasta 30.000 casos de falsos autónomos.  Desde hace unos años, se están empleando mecanismos por parte del Ministerio de Trabajo e Inspección de Trabajo para regularizar dichas situaciones. Desde el año 2020, Seguridad Social ha recaudado 324 millones de euros por esta afloración de empleo, que ha beneficiado a más de 100.000 trabajadores en los últimos años.

A pesar de ello, las empresas siguen contando con la figura del falso autónomo.

Siempre es importante analizar cada caso en concreto pero en el presente post, vamos a hablar de qué diferencia existe entre un autónomo y un trabajador por cuenta ajena, así como los mecanismos que permite la ley, a día de hoy, para poder denunciar dicha situación.

¿Qué es un autónomo?

La Seguridad Social nos dice que un autónomo es «aquel que realiza de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo, sin sujeción por ella a contrato de trabajo y aunque utilice el servicio remunerado de otras personas, sea o no titular de empresa individual o familiar.

Se presumirá, salvo prueba en contrario, que en el interesado concurre la condición de trabajador por cuenta propia o autónoma si el mismo ostenta la titularidad de un establecimiento abierto al público como propietario, arrendatario, usufructuario u otro concepto análogo». 

Es decir, nos encontramos ante una persona física, que debe ser mayor de edad, que realiza una actividad habitual por la cual, recibe una remuneración económica. No existe un contrato de trabajo que lo vincule a trabajar y a prestar sus servicios para otro empleador.

De forma resumida, podríamos decir que el autónomo es su propio jefe y es muy probable que no reciba una nómina mensual fija, sino más bien, percibirá sus ingresos mensuales de una forma variable.

El autónomo deberá encargarse el mismo de realizar la aportación a la Seguridad Social dado que deberá darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) o bien, estar de alta en una mutua alternativa.

En el caso de los trabajadores autónomos sus derechos y obligaciones no se recogen en el Estatuto de los Trabajadores sino en el Estatuto de los Trabajadores Autónomos. 

Tips para saber si eres o no un falso autónomo

Siempre es recomendable que acudas a un abogado laboralista para que pueda analizar y evaluar tu caso para saber si eres o no un falso autónomo. Aun así, existen determinados tips para saber y apreciar si realmente nos encontramos ante un autónomo o no. Es importante analizar los criterios de retribución, ajenidad (dependencia) y subordinación.

Te ponemos algunos ejemplos/requisitos que tiene la ley para considerar la existencia de falsos autónomos:

  • Tienes un horario de trabajo impuesto por la empresa que debes cumplir.
  • Recibes un salario de la empresa fijo cada mes (la misma cantidad) durante un tiempo prolongado con dificultad / imposibilidad de negociar dicho salario.
  • La empresa es quien te proporciona y facilita los medios/utensilios necesarios para trabajar.
  • No hay convenio colectivo al que acogerse, viéndose los derechos del trabajador suprimidos; día que no se trabaja día que no se cobra, no hay vacaciones, etc..
  • Riesgo de despido en cualquier momento sin indemnización ni finiquito.

¿Se puede regular los falsos autónomos?

Los falsos autónomos no se pueden regular dado que van en contra de la ley, tal y como veremos más adelante.

Es importante tener presente y diferenciar un autónomo dependiente (TRADE) de un falso autónomo.

Un TRADE es un trabajador por cuenta propia que percibe el 75% o más de sus ingresos de un único y mismo cliente, el cual puede ser una empresa o bien, una persona física. Esta figura si se encuentra regulada en nuestro ordenamiento jurídico, en concreto, en el capitulo III de la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del trabajador autónomo. Todo ello permite que el TRADE tenga un seguido de garantías parecidas y asimiladas a las de un trabajador por cuenta ajena (descansos semanales, ingresos, etc..)

Asimismo, es importante recalcar que no todos los autónomos pueden ser TRADE dado que hay que cumplir un seguido de requisitos para poderse acoger a dicha figura, entre ellos, no tener un establecimiento abierto de cara al público.

¿Por qué son ilegales?

Los falsos autónomos no se contemplan en nuestro ordenamiento jurídico yendo en contra de la normativa existente a día de hoy, y por ello, son ilegales y no se encuentran permitidos en nuestro país.

La figura del falso autónomo es muy beneficiosa para las empresas dado que no existe vinculación entre los mismos más allá de una relación mercantil. Las empresas se ahorran el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social, dado que el trabajador es quien asume el pago con la cuota de autónomo y no hay convenio colectivo que les implique cumplir con un mínimo de derechos y obligaciones entre los mismos.

Por otro lado, el trabajador es quien sale perjudicado dado que se encuentra desempeñando las tareas correspondientes a un trabajador por cuenta ajena, pero sin los derechos que a este le ampara y con las obligaciones de un trabajador autónomo.

Ser un falso autónomo también implica no tener derecho a vacaciones remuneradas, ni antigüedad, ni tener tu puesto de trabajo protegido en caso de baja, etc..

Evidentemente, todo ello acaba afectando a la jubilación de dichos trabajadores, que dada la precariedad de las condiciones laborales que han tenido a lo largo de su vida profesional, se encuentran con una prestación de jubilación más baja de la que tendrían si hubieran sido trabajadores por cuenta ajena.

 

¿Cómo puedo denunciarlo?

En caso de que te encuentres en una situación de las que hemos descrito en este post, te recomendamos que acudas a un abogado especialista en la materia para que pueda orientarte y acompañarte en este proceso. Por suerte, hay varias vías para hacerlo, te las explicamos:

  • Buzón de lucha contra el fraude laboral: mediante un formulario que lo podéis conseguir en el Buzón de lucha contra el Fraude Laboral es posible denunciar esta situación desde el año 2013. Es necesario indicar datos de la empresa y facilitar información de tu caso, pudiendo actuar desde el anonimato por parte del trabajador.
  • Inspección de trabajo: puedes denunciar esta situación directamente a inspección de trabajo. Ellos se encargaran de analizar el caso y determinar si hay que tomar medidas legales y proceder con sanciones/indemnizaciones.
  • Juzgados de lo Social: otra vía posible y que más vemos en el despacho es acudir directamente a la vía judicial. Aquí  será el juez quien valorará con todas las pruebas aportadas al procedimiento judicial si realmente hay un caso de falso autónomo o no. En caso de ser así, exigirá sanciones y responsabilidad a la empresa. Esta vía suele darse sobre todo cuando el trabajador se ve despedido por la empresa.

¿Qué sanciones se aplican a los empresarios?

En caso de que se pruebe y acredite que realmente has estado como un falso autónomo cuando realmente deberías haber estado como trabajador asalariado, la empresa deberá asumir su responsabilidad.

Las leyes se han endurecido en los últimos años, estableciendo fuertes sanciones por contratar a falsos autónomos. Estas dependen del grado que se determine, pudiendo oscilar entre 3.000€ y 10.000€.

Además de una sanción/multa económica para la empresa, también existirán otras sanciones. Como por ejemplo, dar de alta de forma inmediata al trabajador en el Régimen general de la Seguridad Social o pagar con recargo todas las cuotas correspondientes, al tiempo que el trabajador debería haber estado como asalariado de los últimos 4 años.

Cuando las faltas de cotización superan los 50.000€, se considera fraude y, dependiendo del caso, un delito penal que puede conllevar hasta 5 años de cárcel para el empresario.

No debemos olvidar que contratar a falsos autónomos es una situación fraudulenta tanto para Seguridad Social como para Hacienda.

Andrea Lázaro Ortiz
Abogada | + posts

- Abogada colegiada n. 2.674 del Il.lustre Col.legi d’Advocats de Terrassa.
- Graduada por la Universidad Autónoma de Barcelona en 2017.
- Master en derecho de familia y sucesiones por el Il.lustre Col.legi d’Advocats de Barcelona.
- Cofundadora y socia de Verum Advocats.