Testamento del uno para el otro: ¿Qué es y cómo funciona?

Bienvenidos un año más a nuestro blog, en el que, como abogados de herencias en Terrassa, os vamos a explicar uno de los testamentos que genera confusión entre los cónyuges, que es el testamento del uno para el otro.

Muchas veces, confundimos la palabra heredero con usufructo. Dejarlo todo al cónyuge de forma vitalicia para que una vez fallecido éste pase todo a nuestros hijos es lo que se conoce como instituir al cónyuge como usufructo universal de los bienes, que no es lo mismo que si lo nombramos heredero.

Veámoslo más detalladamente…

¿Qué es el testamento del uno para el otro?

Una de las mayores preocupaciones de los cónyuges para cuando uno de ellos falte es proteger al otro cónyuge, sin que en este caso los hijos puedan vender, a no ser que el cónyuge superviviente estuviera de acuerdo. Es lo que llamamos dejar al cónyuge superviviente el usufructo universal.

El usufructo universal, como su nombre indica, significa que el cónyuge superviviente tendrá la posesión de los bienes que pertenecían al cónyuge fallecido, de manera vitalicia, hasta su fallecimiento, sin que nadie le pueda despojar de ello. Esto quiere decir que el testador puede instituir heredero a sus hijos e incluso a una tercera persona, sin embargo, quien podrá disfrutar de los bienes no será el heredero, sino el usufructuario, en este caso, el cónyuge.

Podemos entender que se trata de un testamento favorable al cónyuge, ya que blinda la posibilidad de que no se puedan vender los bienes, si no es con su consentimiento.

¿Se puede dejar toda la herencia al cónyuge?

Dejar toda la herencia al cónyuge tiene varias connotaciones, es decir, podemos entender que queremos dejar el uso de toda la herencia para que lo disfrute de forma vitalicia, instituyendo como herederos, por ejemplo, a nuestros hijos pero éstos no podrán disponer de las propiedades, a pesar de ser herederos. Es lo que se conoce, en este caso, como nudos propietarios, es decir, que los herederos no tienen la plena propiedad, porque se encuentra gravada por el usufructo.

No obstante, hay que tener en cuenta que el usufructuario será quien deba abonar los impuestos de los bienes, así como también podrá alquilar los inmuebles, y de lo que perciba será íntegramente para éste, sin que los herederos puedan reclamarle al respecto por este concepto.

Otro supuesto, es que se nombre al cónyuge heredero universal. En este caso, tendrá, una vez aceptada la herencia, libre disposición de los bienes, al no haber ninguna carga sobre ellos, pudiendo usarlos y disfrutarlos, como también venderlos. Por consiguiente, sí se puede dejar toda la herencia al cónyuge pero hay que tener en cuenta que, si existen hijos y el cónyuge es el heredero universal, aquéllos podrán reclamar la legítima. En Cataluña, la legítima es la cuarta parte del patrimonio de la herencia, una vez deducido el pasivo (deudas que pudiera llegar a tener el causante), que la ley reserva a los hijos, y a falta de éstos, a los nietos, y en defecto, a los ascendientes.

Esto quiere decir, que si nuestro cónyuge nos ha instituido herederos universales y tenemos hijos, éstos podrán reclamar la legítima, que será repartida la cuarta parte en tantos hijos como tengamos.

¿Puede la persona viuda cambiar el testamento del uno para el otro?

Efectivamente. Una persona puede, a lo largo de su vida modificar el testamento tantas veces como uno quiera, ya que se trata de un acto unilateral, en el que una persona manifiesta cuál quiere que sea el destino de los bienes, una vez fallezca. Para ello, bastará con ir al Notario y hacer uno nuevo.

Sin embargo, hay que tener en cuenta, que siempre que hagamos un testamento, la legítima siempre deberá existir, salvo que queramos privar a algún legitimario por concurrir alguna justa causa de desheredación. Sino, tendrán derecho a reclamar la cuarta parte a quien figure en el testamento como heredero universal.

Por consiguiente, puede el viudo cambiar el testamento una vez fallecido su cónyuge.

Ejemplo de este tipo de testamento

Como os hemos ido avanzando, supongamos que un matrimonio con dos hijos deciden testar uno a favor del otro. En este caso, podrán instituir herederos universales a sus hijos, y al cónyuge dejarle el usufructo universal de todos los bienes.

Este tipo de testamento permite que el cónyuge superviviente pueda disfrutar de manera vitalicia de los bienes que le pertenecía a su cónyuge fallecido, con el gravamen de que los herederos no podrán vender ninguna propiedad si no es con su consentimiento.

Laura Dubà Flores
Abogada | + posts

- Licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona en 2008.
- Abogada colegiada nº 2.641 del Il.lustre Col.legi d’Advocats de Terrassa.
- Máster en Derecho de Familia y Sucesiones.
- Cofundadora y socia de Verum Advocats.